Nosotros

Por una Medicina Interna de Alto Valor” es un sitio web orientado a la difusión de una estrategia de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) para mejorar la evaluación del paciente y avanzar en una medicina de alto valor.

La fragmentación de la asistencia y la falta de habilidades clínicas están en la base del sobrediagnóstico y del sobretratamiento, dos de los mayores problemas de la medicina moderna. Frente a esta dinámica, los médicos internistas apostamos por el razonamiento clínico y la humanización de la asistencia.

En el pasado XXXVIII Congreso Nacional de nuestra sociedad (23-24 de Noviembre de 2017), se presentó un extenso análisis que aporta soluciones en la búsqueda de la efectividad clínica, profundizando en el papel que juegan las Unidades de Medicina Interna, resaltando el razonamiento clínico y la necesidad de obtener la mayor efectividad para la salud de las personas. El libro “Por una Medicina Interna de Alto Valor”, resultado de esta estrategia, aboga por la humanización de la asistencia y conceder mayor importancia a la experiencia del paciente.

El objetivo de nuestro blog es ofrecer pequeñas píldoras de aprendizaje. Pretendemos orientar a los médicos internistas en el ámbito profesional y en sus equipos de trabajo, hacia una mejora en su práctica asistencial y de las instituciones sanitarias, poniendo en práctica las recomendaciones recogidas en esta experiencia, en beneficio de la atención de las personas.

Son autores del libro “Por una Medicina Interna de Alto Valor”:

Jordi Varela: Colaborador docente de ESADE. Editor de Avances en Gestión Clínica. Director del curso on line “Gestión clínica: Bases, Avances y Retos”.

Antonio Zapatero: Jefe del Servicio de Medicina Interna y Director Médico, Hospital Universitario de Fuenlabrada. Profesor titular, Universidad Rey Juan Carlos. Experto Universitario en Gestión Clínica por la UNED. Coordinador de la SEMI en el Máster de Dirección de Unidades Clínicas.

Ricardo Gómez-Huelgas: Jefe del Servicio de Medicina Interna. Hospital Regional Universitario de Málaga. Profesor titular, Universidad de Málaga. Director del Máster de Diabetes de la SEMI, Universidad de Barcelona.

Ana Maestre: Internista. Hospital Universitario del Vinalopó de Elche. Máster Universitario en Salud Pública y Gestión de Servicios Sanitarios. Universidad Miguel Hernández. Miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedad Tromboembólica de la SEMI y del Registro RIETE.

Jesús Díez-Manglano: Jefe de la Unidad de Pacientes Pluripatológicos, Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Profesor asociado, Universidad de Zaragoza. Máster Universitario en Dirección Médica y Gestión Clínica, Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Raquel Barba: Directora Asistencial, Hospital Universitario Rey Juan Carlos. Profesora asociada, Universidad Rey Juan Carlos. Programa de Alta Dirección en Instituciones Sanitarias, IESE Business School, Universidad de Navarra. Licenciada en Historia, Universidad Complutense de Madrid. Miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedad Tromboembólica de la SEMI y del Registro RIETE.

¿BUSCAS UN TEMA EN CONCRETO? Utiliza nuesto buscador y encuentra el contenido que necesitas entre nuestros artículos

ÚLTIMOS COMENTARIOS DE NUESTROS USUARIOS

  1. Gracias por tu comentario Antonio.

    Me gusta mucho la descripción que has hecho de la relación sanitario-paciente como “bien inmaterial de la Humanidad”. Algo tan preciado debe ser atendido y cuidado de manera especial. A tu pregunta, claro que sí. Cada paciente necesita un tiempo de escucha, sin duda.

    El problema del tiempo es complejo, y como tal su solución probablemente también lo sea. Pero mientras aquellos encargados de organizar precisamente nuestro tiempo no acepten que, efectivente, es un problema, difícil solución le veo. Otro asunto relacionado muy negativo, a mi modo de ver, es la excesiva carga administrativa y burocrática que soportamos, dificultada además por sistemas informáticos poco prácticos.

    Aún así, seguimos en el día a día dando lo mejor que tenemos.

    Un abrazo Antonio.

  2. Estimado Luis.

    Efectivamente, ese espacio de encuentro reflexivo y esperanzador que se produce entre el sanitario y el paciente, llega a ser como un bien inmaterial de la Humanidad.
    La racionalización-universalización necesaria de la asistencia, conlleva -probablemente de forma intrinseca-, presiones que amenazan esta relación, y entre los que resalto como mas decisivas la falta de tiempo para la escucha y atención. Consideras que la optimizacion justificada de los encuentros “sanitario-paciente” seria una via para aumentar el tiempo de atención y mantener la sostenibilidad?.

    Enhorabuena por la entrada.

  3. Muy interesante y apropiado para los internistas

  4. Yo añadiría algunas recomendaciones más de conductas evitables que son el pan de cada día:

    – NO ABUSAR DEL HEPARINA DE BAJO PESO MOLECULAR. Es frecuente pautar profilaxis de tromboembolismo venoso a todo paciente que ingresa, incluso si no está encamado o camina y no presenta factores de riesgo.
    – NO PAUTAR ANTIBIÓTICOS en las diarreas no eneteroinvasivas (sin fiebre, ni moco, ni sangre), que son la mayoría.
    – NO PAUTAR SUEROS INTRAVENOSOS de forma sistemática a todo paciente que ingresa si el paciente no está en shock y se puede hidratar por vía oral para evitar sobrecarga de volumen, flebitis de la vía, inmovilización. Evitar sobretodo los GLUCOSALINOS en casos de riesgo de hiponatremia.
    – NO ABUSAR DEL AYUNO. Se suele abusar de la orden de ayunar, por ejemplo, en pacientes con diarrea sin vómitos. El ayuno prolongado puede causar complicaciones importantes y evitables.
    – EVITAR LA VÍA INTRAVENOSA siempre que sea posible, bien porque se tolera la vía oral, o porque el efecto es similar al oral en la mayoría de las ocasiones, porque evita flebitis y bacteriemias, porque evitamos dolor al paciente, evitamos sobreesfuerzo a Enfermería, porque mejora la movilización del paciente, etc.
    – NO RECETAR SIEMPRE FÁRMACOS NUEVOS. Que no se prescriban los fármacos más caros ni las últimas novedades sin fundamento. No es raro detectar médicos que son cómplices de la lucrativa industria farmacéutica y recetan lo más caro a cambio de recibir beneficios (viajes, hoteles y congresos pagados, por ejemplo). Son situaciones ilegales, poco éticas y muy poco controladas.
    . NO RECETAR FÁRMACOS SIN BASE CIENTÍFICA. Hay médicos desinformados que siguen recetando fármacos que no tiene utilidad demostrada o cuya eficacia es controvertida (citicolina en la demencia, mucolíticos en las bronquitis, condroprotectores en la artrosis, dopamina en el shock, etc.). Recuerde que en España no se exige control de conocimientos actualizados durante la vida laboral de los médicos. Tampoco se suelen hacer controles externos de calidad asistencial en los hospitales españoles. Además, hay mucha manipulación publicitaria de la industria farmacéutica.